FAENA VACUNA: EL PRIMER SEMESTRE NO DETUVO SU MARCHA

El nuevo relevamiento de Rosgan muestra que, pese a las adversidades originadas por la pandemia en el comercio mundial, el sector ganadero y en especial la actividad de faena vacuna en Argentina han dando señales muy robustas en 2020

De acuerdo al último informe de Rosgan, la gran adaptabilidad que presenta el sector, a diferencia de otros grandes productores de carne a nivel mundial, ha permitido sostener un nivel de faena muy firme, que incluso llega a superar los niveles registrados el año previo.

Con 1.208 mil cabezas faenadas durante el mes de junio, el primer semestre de 2020 acumula un total de 6.840 mil animales, superando en un 5,6% la faena registrada de enero a junio del año pasado (6.475 mil cabezas).

En términos de nivel de extracción (faena total sobre stock declarado al 31 de diciembre), el acumulado de enero a junio de este año se ubica en un 12,6%, solo superado por el 14,1% registrado durante el primer semestre del 2009, año en el que se iniciaba una fuerte liquidación del rodeo nacional.

A diferencia de aquel año en el que tanto machos como hembras vieron crecer fuertemente su faena, en estos seis primeros meses del año se observa un importante crecimiento en machos y una leve caída en hembras.

Complementando estos datos con lo que los números abiertos por dentición se observa, a su vez, una caída más pronunciada en hembras jóvenes. En promedio, durante el bimestre abril-mayo (primer período comparable tras el cambio en el criterio de información de faena), la faena de hembras de 8 dientes y más se vio incrementada respecto de igual período del año pasado en un 19% mientras que la faena de categorías de 4 a 6 dientes, hembras en pleno ciclo productivo, cayó hasta un 25% en el mismo período. Este cambio relativo en la participación de hembras, estaría explicado no solo por esta tendencia de mayor retención de vientres jóvenes sino también por la tracción que vuelve a ejercer la demanda china sobre la vaca.

En lo que respecta a machos, al tiempo que sigue disminuyendo la oferta de novillos pesados, se observa un aumento en la faena de machos jóvenes castrados, con pesos por res más elevados, producto del acortamiento de los ciclos de producción. La fuerte caída que experimentó la demanda europea, ha llevado a muchos invernadores de novillos a acortar los ciclos, volcando al mercado doméstico un animal más pesado de lo que usualmente se vende en este canal.

Sin embargo, más allá de estos cambios que experimentó la faena de las distintas categorías en respuesta a las alteraciones sufridas por la demanda, la realidad es que la faena total es muy elevada.

La faena del primer semestre del año suele situarse por debajo del promedio anual mientras que durante la segunda mitad del año, el número de animales faenados tiende a aumentar, reflejando un indicador de estacionalidad superior al promedio. Este comportamiento se explica por la mayor oferta de animales terminados que aportan tanto los feedlots como las recrías iniciadas con la zafra de terneros de otoño.

La faena del segundo semestre del año pasado (6,48 millones de cabezas) resultó un 15,2% más elevada que la del primer semestre de ese mismo año. Sin embargo, los 6,84 millones de este año ya superan en un 5,6% el número del año pasado. ¿Será esto un indicador de un mayor nivel de faena anual o se trata de un año atípico, con un segundo semestre menos activo? En principio, el elevado nivel de ocupación que muestran los feedlots no estaría dando indicios de una potencial menor oferta en los próximos meses.

Si esto es así, y se trata de un año con mayor faena absoluta, el rol que juegue la exportación será clave para el sostenimiento de los valores de la hacienda ante un mercado interno que, estando ya muy bien abastecido poco podrá absorber esta mayor oferta adicional.

 Fuente: Campo Litoral