EN NUEVA ZELANDA ANUNCIAN QUE EL SUEÑO DE FONTERRA TERMINÓ

En un año el valor de la empresa cayó a la mitad cuando el sueño de expansión explotó como una burbuja

El especialista Bernard Hickey trazó un crudo análisis sobre la destrucción del sueño de construir la gallina de los huevos de oro.

Este es un extracto del artículo que se puede leer en nuestra página en inglés.

El sueño ha terminado, a excepción de la venta final  y el reparto de las ganancias.

El Gobierno laborista impulsó la Ley de Reestructuración de la Industria Láctea (DIRA) en 2001 en concierto con casi todos los 12,500 productores lácteos de Nueva Zelanda con la esperanza de crear un campeón nacional con la escala global y la ambición de igualar o vencer a Danone, Arla o incluso Nestlé.

La idea era crear una central eléctrica conectada internacionalmente que ofreciera retornos de gran tamaño para el oro blanco de Nueva Zelanda y enriquecería tanto a los 12,000 lecheros de la nación como a las comunidades a su alrededor. El sueño era crear una máquina de valor agregado que rompiera la tiranía y la volatilidad de ser un tomador de precios que produce productos dependientes de los caprichos de las monedas, los mercados y el clima.

En aquel entonces, los soñadores hablaban de que Fonterra se convertiría en el Nokia del sur. Cómo han cambiado las cosas. Para Finlandia y Nueva Zelanda. Todavía había esperanza en el comienzo de 2018 cuando Fonterra parecía recuperarse de años de bajos pagos y un susto dañino del botulismo.

Pero no va más.

Las noticias de esta semana de otros $ 840 millones de amortizaciones de activos culminan una temporada 2018/19 verdaderamente horrible para los tamberos de Fonterra y han puesto a la cooperativa en el camino hacia una ruptura y el regreso de la principal empresa láctea como simple empresa de recolección, secado, ensacado y envío de leche en polvo para que otros obtengan ganancias reales de marcas de consumo, alimentos más complejos y otros productos.

La gerencia, el directorio y los accionistas de Fonterra ahora enfrentan un intenso debate antes de sus resultados finales y el anuncio de la estrategia en septiembre sobre si la cooperativa venderá los activos de valor agregado y devolverá las ganancias de más de $ 5 mil millones a los lecheros para pagar la deuda láctea adeudada a bancos como ANZ, Rabobank, Westpac, ASB y BNZ por $ 42 mil millones. Es posible que algunas de las ganancias tengan que usarse para pagar la deuda de Fonterra primero.

Hubo más pérdidas en China, que ha sido la principal fuente de preocupación durante años, y lo más preocupante, hubo grandes pérdidas en el mercado interno de Fonterra debido al lanzamiento fallido de un nuevo centro nacional de distribución y una competencia más fuerte en las góndolas de los supermercados locales en marcas de leche, yogurt y queso.

Mientras tanto, los accionistas de Fonterra han visto el valor de mercado de la Cooperativa caer de más de $ 10.7 mil millones a principios de 2018, cuando valía casi el doble que A2 Milk. Este lunes las acciones de Fonterra cerraron el lunes a $ 3.57, un 5.0 por ciento menos en el día, y su valor de mercado fue de $ 5.7 mil millones. Las acciones de A2 Milk cerraron ayer a $ 16.04 y la compañía valía $ 11.8 mil millones, más del doble del valor de Fonterra.

Por